En el marco proyecto “Junam/Juntas: Autonomía y Atención Integral para vidas libres de violencia de mujeres indígenas y mestizas de Chimaltenango con el CAIMUS”, ejecutado junto a la socia local ASOGEN y con el financiamiento de la Agencia Española de Cooperación Internacional- AECID, ha tenido lugar el último taller de fortalecimiento de iniciativas productivas con el grupo de mujeres de Patzún. En este último taller se ha abordado la importancia de una buena imagen corporativa y las diferentes estrategias de mercadeo y ventas.

El objetivo de este taller es  que las mujeres conocieran los requerimientos del mercado y los procesos clave para sus negocios. Como siempre, la técnica experta en el fortalecimiento de iniciativas productivas con enfoque de género, comenzó con una dinámica lúdica de autopercepción y autoestima. Durante el taller, también se pudieron trabajar las 9 reglas del marketing digital para lograr una buena estrategia de comunicación con sus clientes y entre todas analizaron los posibles canales de distribución dónde poder implementar sus ideas de negocio. La jornada finalizó con una breve encuesta evaluativa dónde las mujeres emprendedoras pusieron en valor que están orgullosas de cumplir con el proceso de los talleres, que conocen bien la diferencia entre logotipo, imagotipo, isotipo e isologo, y que la psicología del color es indispensable para impactar en los compradores, entre otras cosas. 


Se ha continuado también con los talleres semanales de litigio estratégico para el personal, especialmente del área legal del CAIMUS de Chimaltenango. Estos talleres abordan temas como el fortalecimiento de capacidades y adquisición de herramientas para los casos de violencia contra la mujer, intrafamiliar, penal y familia.  Estos dieron inicio en agosto y se espera que continúen hasta el mes de noviembre.  

En el tercer taller, se profundizó sobre los derechos humanos de las mujeres y las interseccionalidades a la hora de crear estrategias en los procesos judiciales. Se fueron  identificando entre las compañeras de ASOGEN que participaron, algunos ejemplos reales de la violencia que afecta a las mujeres en general y a mujeres indígenas en específico.

Por otro lado en el cuarto taller se analizaron las particularidades del Proceso Penal Guatemalteco en cada una de sus fases (desde la investigación hasta la ejecución de la sentencia) y se crearon nuevas estrategias para fortalecer las competencias del equipo en los procesos judiciales.

Se obtuvieron conclusiones muy interesantes de parte de las participantes, como por ejemplo, la relación de conceptos de la violencia contra la mujer (incluida la violencia sexual y la interseccionalidad) o el análisis de los cuerpos normativos nacionales e internacionales para fundamentar cada uno de los temas vistos en el taller. Además, acordaron integrar de manera más efectiva la perspectiva de género y los principios de derechos humanos en futuros procesos penales. Cabe destacar una de las dinámicas utilizadas, en la cual se realizó un análisis desde la mirada de los operadores de justicia hacia los casos que se presentan en el órgano jurisdiccional.

En último taller, se abordó el tema de la reparación digna, cómo pedirla con lecturas y juegos participativos, además de aprender que dentro de las audiencias se puede ofrecer un testigo experto para que pueda ampliar, modificar o ratificar sobre los posibles daños psicológicos ocasionados en la víctima. Aspectos importantes a tener en cuenta en los procesos legales en Guatemala.  También se incluyo de la diversidad funcional puesto que se propuso incluir en estos materiales, una metodología con enfoque de “texto no texto” para aquellas personas que no saben leer.