[metaslider id=3474]

Al caer la noche en la céntrica plaza Bib-Rambla de Granada, el 3º EDITA Certamen Social Audiovisual encendió los focos y comenzó su tercera edición el martes 14 de junio. Al aire libre y con el calor del día todavía en el ambiente, cerca doscientas personas se sumaron al evento que evocaba a los míticos cines de verano.

El género documental triunfó en este certamen caracterizado por reunir y difundir cortometrajes de temáticas relacionadas con la transformación social y los derechos humanos. “EDITA es un certamen social en todos los sentidos, desde el tipo de cortos que se presentan, hasta el modo de organizarse de forma participativa, plural y abierta”, señalaba Cecilio Puertas, responsable del Festival Internacional de Fotografía Emergente “PA-TA-TA Festival”, colaborador junto a Laeditora Social Audiovisual de este certamen creado por ASAD y financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID).

El cine es una herramienta para la transformación social, una forma de visibilizar otras realidades que conviven con nosotras pero que muchas veces ignoramos. Un buen ejemplo de ello fueron los dos cortos participativos que el alumnado del curso de creación audiovisual realizó en el marco del proyecto ActivArte y que fueron estrenados en esta tercera edición del EDITA.

El cortometraje documental “Madres en las periferias” sacó a la luz la situación de cabezas de familia que, incluso en las situaciones más adversas, nunca dejan de luchar. “El centro de la humanidad”, por su parte, acercó al público varias historias de vida de personas transexuales residentes en Granada. También se presentó el fotolibre "Hogar", en el que a través de la fotografía se reflexiona sobre las diferentes formas de entender y vivir el hogar, rescatando imágenes de distintas personas y territorios del mundo. Entre el público estuvieron muchas de las y los creadores de estas piezas audiovisuales: alumnado del proyecto ActivArte que ha hecho posible la realización de estas obras participativas y que no quisieron perderse esta primera proyección.

La noche del EDITA estuvo marcada por estrenos. Entre el público, responsables y personal voluntario de la Asociación Andaluza por la Solidaridad y la Paz (ASPA) esperaban su turno. “Tratamos de mostrar la facilidad que tienen los productos para viajar en comparación con los impedimentos que afrontan las personas. Vivimos en un mundo que da más valor a los productos que a las personas”, comentaba Laura Lafuente una de las participantes del corto “Viajer_s Imprescindibles” creado en el taller “Educación global y herramientas comunicativas para la transformación local” de ASPA.

Antes de la entrega de premio tocó el turno de las y los adolescentes del EDITA+Joven en el que han participado varios colegios, entre ellos, el IES Laurel de la Reina y el instituto Padre Manjón situado en el barrio Almanjayar (Granada). El proyecto Derechos Comunicados: Visibles y con Voz centrado en  fomentar el derecho a la comunicación y a la participación activa del alumnado en la transformación social, ha servido para tratar el tema de las personas migrantes y refugiadas; además de sensibilizarse con las personas que sufren esta situación de vulnerabilidad, las chicas y chicos disfrutaron creando piezas audiovisuales con las que reivindicar todo lo que los medios convencionales no cuentan sobre las personas que huyen de sus hogares.

Las mujeres de Sheroes y Boxgirls, ganadoras

La noche culminó con el anuncio de los cortos ganadores. El Premio Jurado se lo llevó de manera indiscutible el documental “Sheroes” dirigido por Carlos Caro, mientras que el público falló por “Boxgirls”, una producción de Jaime Murciego. Así, los galardones fueron para estos cortometrajes documentales que abordan situaciones de mujeres en la India y Kenia, respectivamente.

Entre los más de 300 cortos recibidos de todas las partes del mundo, desde Andalucía o País Vasco hasta Brasil, Perú, Guatemala o Irán, finalmente quince resultaron seleccionados para el Certamen, de los cuales seis fueron proyectados en la pantalla al aire libre y pudieron optar al Premio del Público.

Sheroes, (un juego de palabras para decir heroínas) es un documental sobre la auto superación y el empoderamiento de mujeres que viven en una sociedad tan patriarcal como la de la ciudad Uttar Pradesh (India). Un grupo de mujeres víctimas de ataques con ácido hablan sobre sus planes de vida y sobre un proyecto especial que tienen en común, el Sheroes Hangout, que más que un negocio cultural es una zona de encuentro para las mujeres que apoyan la campaña internacional Stop Accid Atacks.

Según personal del jurado, son varios factores por los que este cortometraje ha resultado ganador: “el principal es que se trata de una historia sumamente transformadora que refleja cómo a pesar de la violencia que viven las mujeres, éstas tienen la agencia, la fuerza y la energía suficiente no sólo para sobreponerse a la violencia que vivieron, sino para rehacer sus vidas y generar propuestas individuales y colectivas de resistencia ante las problemáticas que les afectan”. Además, las personas que componen el jurado coinciden en que el cortometraje tiene una excelente calidad técnica y cumple con todos los requisitos solicitados en la convocatoria, “como abordar desde la reflexión crítica temas que están dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), proponer estrategias individuales o colectivas de cambio y transformación social y reflejar discursos que no estamos tan habituadas a escuchar o ver”.

Asimismo, el jurado apunta a la perspectiva desde la cual se aborda el tema como uno de los puntos fuertes de la obra: “el cortometraje no aborda la situación que han vivido las mujeres del Sheroes Hangout desde la victimización y el asistencialismo, es decir, como meros objetos de la violencia. Por el contrario, el documental recupera sus voces como absolutas protagonistas de sus vidas, como sujetos de cambio, autónomas y mostrando en todo momento la capacidad de sobrevivencia que tienen, que tenemos, las mujeres desde la sororidad, la alegría y la lucha feminista por nuestros derechos”. “El discurso, además, cuestiona muchos de los mandatos patriarcales y machistas que socialmente enfrentamos las mujeres, como son la dependencia económica, la desigualdad en el acceso al empleo, el control sobre nuestros cuerpos, la maternidad y matrimonio obligatorios, entre otros. Creo que existe mucha necesidad de ver y oír estos discursos”, concluye la representante del Jurado de ASAD.

Respecto al Premio del Público, votado durante las proyecciones, fue obtenido por el cortometraje “Boxgirls”, rodado por Jaime Murciego en Kenya. Ganador del premio a Mejor Documental y Premio del Público del TMFF 2016, la película versa sobre una escuela de boxeo para chicas en los suburbios de Nairobi que se metió a las asistentes en el bolsillo tanto por la calidad del corto, como por la potencia transformadora de la historia de esas adolescentes que se hacen fuertes física y mentalmente. Gracias a su esfuerzo, estas jóvenes no sólo consiguen ser más respetadas, sino que además convierten sus comunidades en lugares más seguros. Durante el Certamen, tuvimos el honor de contar entre el público con el propio director y realizador de la obra que había viajado desde Madrid para poder estar presente en el evento.

Entre la gente también se encontraba Andrea Ortega directora del documental “Feminismos Sin Mordazas” realizado en Granada con motivo de unas jornadas homónimas. “La intención de la pieza es poner en el centro los movimientos feministas y en particular las represiones que vivimos las activistas feministas por decir lo que pensamos”, apuntaba Ortega emocionada por ver su obra en la pantalla. En relación a la idea que le motivó a presentar este documental, Ortega apunto que desde la solidaridad feminista quiso visibilizar el trabajo de las mujeres que organizaron el evento Feminismo Sin Mordazas ya que “cada una desde su trinchera tiene que aportar lo que pueda para hacernos más fuertes”.