Entradas

El proyecto “Mujeres sobrevivientes de violencia agentes de cambio para la transformación social con el apoyo de los CAIMUS, Guatemala” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo -AACID- y ejecutado junto a nuestras dos contrapartes locales, el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM) y Las Poderosas Teatro, finalizó su ejecución el pasado 8 de noviembre.

Este proyecto, cuyo objetivo general era fortalecer los mecanismos de prevención y respuesta de la violencia contra las mujeres en Ciudad de Guatemala, se implementó por un periodo de 2 años y 8 meses. Además, se ha abarcado diferentes fases de ejecución con el objetivo específico de que las mujeres sobrevivientes de violencia participantes lleguen a ser agentes de cambio para la transformación social. 

En una primera fase, se realizó un proceso de formación en sanación emocional a través del teatro, cuyo objetivo principal fue fortalecer las herramientas de sanación que los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia (CAIMUS) brindan a través de su atención integral. Así se realizó un fortalecimiento de capacidades con enfoque de género e interseccionalidad para la aplicación de las herramientas de teatroterapia de la mano de Las Poderosas Teatro. En este proceso participó la totalidad del personal asistencial y técnico de los 4 CAIMUS en los que se ejecutaba el proyecto, los cuales son gestionados por nuestra contraparte, GGM.

Como parte de este proceso, se diseñaron y compartieron con sus equipos multidisciplinares dos guías didácticas sobre la metodología de sanación emocional a través de la teatroterapia con enfoque interseccional – Conceptualización e Implementación que, a su vez, fueron compartidas en los grupos de mujeres sobrevivientes participantes en la segunda etapa del proyecto para apoyar y fortalecer la réplica de los conocimientos adquiridos.

En la segunda etapa del proyecto, se implementó un proceso de formación en sanación emocional a través del teatro para mujeres sobrevivientes de violencia atendidas en los CAIMUS. A través de este proceso se trabajó con grupos de mujeres sobrevivientes de violencia reconociendo y validando sus historias de vida para apoyar sus procesos de sanación así como la identificación de las violencias que han sufrido. Como resultado y cierre de estos procesos, se llevó a cabo la creación de obras teatrales autobiográficas, protagonizadas por las mujeres sobrevivientes participantes en estos grupos y en las que, fueron las mujeres las que contaron, con su propia voz, sus historias de violencia para alzar sus voces transformando y sensibilizando sobre las violencias contra las mujeres. Se crearon 6 piezas teatrales autobiográficas, las cuales fueron presentadas en sus territorios al menos en una ocasión. Además, como actividad cierre del proyecto, los grupos de Suchitepéquez, Escuintla y Rabinal tuvieron la oportunidad de presentar sus obras en el Centro Cultural de España, en Ciudad de Guatemala. El número total de público que asistió a estas presentaciones superó las 360 personas.

Las mujeres sobrevivientes que llegaron, en algún momento, a beneficiarse de estos procesos de sanación emocional a través del teatro fueron más de 270. Además de ello, a través del proyecto, las mujeres sobrevivientes de violencia participantes pudieron replicar la experiencia con otras mujeres generando procesos de intercambio y grupos de autoayuda.

Finalmente, se implementó una réplica y difusión de la experiencia e impacto generado, con las organizaciones de la Red Nacional de CAIMUS. Con ese objetivo se realizaron dos conversatorios virtuales – el 14 de junio y el 17 de junio – y un proceso de formación en los que se compartieron los beneficios de la teatroterapia como herramienta de sanación emocional para mujeres sobrevivientes de violencia. Estos resultados, también se compartieron con diferentes organizaciones clave del país implicadas en la atención y prevención de la violencia en contra de las mujeres, aportándoles un paquete informativo formado por productos resultado del proyecto consistente en:

Asimismo, a lo largo de toda la intervención, se llevó a cabo una campaña de prevención en línea a nivel nacional e internacional en la que, además de difundir la presentación de las obras teatrales, el impacto del proyecto en la población beneficiaria participante, se compartieron todos los productos resultado del mismo. Esta campaña tuvo un alcance en redes sociales de 105,454 personas.

En el marco del proyecto “Mujeres sobrevivientes de violencia agentes de cambio para la transformación social con el apoyo de los CAIMUS, Guatemala” ejecutado por ASAD, Las Poderosas Teatro y el Grupo Guatemalteco de Mujeres -GGM; y financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), se llevó a cabo la presentación teatral de los grupos de autoayuda formados por mujeres sobrevivientes de violencia de tres de los cuatro territorios en los que se ejecutó el proyecto. 

Estas obras ya fueron presentadas en sus territorios y ahora, como ocurrió con la presentación del grupo de autoayuda de Ciudad de Guatemala, el Centro Cultural de España en Guatemala, abrió sus puertas para que los grupos llegados de Escuintla, Suchitepéquez y Rabinal presentaran sus obras en las que cuentan sus historias de vida y violencia como una forma de sanación y de visibilización de la violencia en contra de las mujeres en Guatemala. 

Las presentaciones fueron todo un éxito con una gran acogida por parte del público general y contando con la presencia del delegado de la Agencia Andaluza de Cooperación para el Desarrollo (AACID) en Guatemala. 

Las obras fueron el resultado y cierre de un proceso de formación de sanación emocional a través del teatro en el que las mujeres sobrevivientes de violencia tuvieron la oportunidad de adquirir conocimientos sobre género y sobre los diferentes tipos y ciclos de violencia que sufren las mujeres, además de aprender sobre técnicas y herramientas de teatro.

Esta actividad se realizó como parte del cierre de ejecución del proyecto, el cual se produjo el 8 de noviembre, después de más de dos años de ejecución. Durante este tiempo, además de los procesos de formación con las mujeres sobrevivientes de violencia, se llevaron a cabo procesos de formación en sanación emocional a través del teatro con los equipos multidisciplinares de los CAIMUS administrados por GGM, cumpliendo así el objetivo general del proyecto de fortalecer los mecanismos de prevención y respuesta de la violencia contra las mujeres en Ciudad de Guatemala, Suchitepéquez, Escuintla y Baja Verapaz, Rabinal.

Además, se realizaron procesos de formación con las organizaciones de la Red Nacional de CAIMUS para que, a partir de la experiencia, pudieran replicar con otras mujeres sobrevivientes de violencia los procesos llevados a cabo en los cuatro territorios arriba mencionados. 

También se realizó una campaña de sensibilización y prevención a nivel nacional e internacional en la que se compartieron los productos generados durante el proyecto consistentes en dos guías didácticas sobre la metodología de la teatroterapia, una sistematización de las historias de vida de las mujeres sobrevivientes participantes, vídeos de las presentaciones teatrales y una serie de cápsulas informando sobre los procesos vividos por las mujeres sobrevivientes.

El proyecto “Mejorar la autonomía personal y económica de las mujeres sobrevivientes frente al impacto socioeconómico causado por el COVID-19, a través del fortalecimiento de los CAIMUS de Chimaltenango y Baja Verapaz (Rabinal)” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) continúa avanzando en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, la Asociación Generando Equidad, Liderazgo y Oportunidades (ASOGEN) y el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).

Entre los meses de abril y junio hemos estado trabajando con titulares de derechos, responsabilidades y obligaciones de los dos departamentos de ejecución en la creación de una campaña de comunicación plurilingüe para la sensibilización sobre los derechos de las mujeres y en contra de la violencia hacia las mujeres.

La campaña se diseñó con las retroalimentaciones de estas titulares en los dos departamentos de ejecución, Baja Verapaz y Chimaltenango. Específicamente se trabajó a través de talleres participativos, con mujeres sobrevivientes de violencia, titulares de derechos de estos dos territorios, para definir la campaña, los mensajes generadores, la imagen y el slogan de la misma con la finalidad de que esté contextualizada en la realidad de las mujeres y sea un altavoz para ellas en la demanda de su derecho a vidas libres de violencia en general y de sus derechos socioeconómicos en particular.

A partir de los talleres participativos mencionados y con la información recopilada de titulares de responsabilidades y obligaciones participantes, se ha estado configurando esta campaña a través de la cuál, en los próximos meses, se irán presentando varios productos audiovisuales y gráficos en modalidad on y offline utilizando medios de difusión tales como las redes sociales, las radios (entre ellas radios comunitarias) y prensa.

Debido a que el proyecto se ejecuta en territorios donde el español no es la única lengua, la campaña está siendo desarrollada en tres idiomas: español, maya-kaqchikel y maya-achí (idiomas mayoritarios de la población a la que se espera alcanzar con la campaña y de las mujeres titulares de derechos).

El slogan seleccionado para la campaña en torno al cuál se articulan los otros mensajes generadores es: #SíoSí, #Ja´xa´Ja, #Are´Jela (en español, maya-kaqchikel y maya-achí respectivamente). El slogan se erige como una demanda clara de las mujeres de los dos territorios que demandan que sus derechos ya no son negociables y que las oportunidades para las mujeres y su autonomía deben producirse #SíoSí. Considerando que en Guatemala la violencia contra las mujeres en sus diferentes manifestaciones continúa siendo el delito más frecuente con unas tasas de impunidad que rondan el 90%, el slogan de la campaña articula la urgencia manifestada por las titulares de derechos participantes de que sus derechos se cumplan y sean restituidos para vivir vidas dignas, vidas que merezcan la pena ser vividas.

La campaña se lanzó públicamente en los dos departamentos durante las dos primeras semanas de junio con la participación de titulares de derechos, obligaciones y responsabilidades que la respaldaron. Durante el lanzamiento de la campaña y, posteriormente, se ha obtenido la cobertura de varios medios de prensa locales, departamentales y nacionales tales como prensa escrita, radios y televisión. Con la misma, se espera construir espacios para que las mujeres puedan alzar sus voces y que las mismas sean tenidas en cuenta, así como reforzar el reconocimiento de los derechos socioeconómicos de las mujeres y la sensibilización social e institucional sobre la violencia de género en los dos departamentos.

 


El proyecto “Mejorar la autonomía personal y económica de las mujeres sobrevivientes frente al impacto socioeconómico causado por el COVID-19, a través del fortalecimiento de los CAIMUS de Chimaltenango y Baja Verapaz (Rabinal)” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) continúa avanzando en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, la Asociación Generando Equidad, Liderazgo y Oportunidades (ASOGEN) y el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).

En el mes de mayo, culminó un proceso de formación en educación financiera, creación y gestión de microemprendimientos con enfoque de sostenibilidad económica y medioambiental en el que participaron 50 mujeres indígenas y mestizas sobrevivientes de violencia  que han sido atendidas en los CAIMUS de los dos territorios participantes en el proyecto, departamentos de Baja Verapaz y Chimaltenango. Estas mujeres sobrevivientes habían participado previamente en un primer proceso formativo en materia de derechos y potenciación de habilidades personales y colectivas al que siguió este segundo proceso de 10 talleres participativos centrados en la creación y gestión de iniciativas económicas.

Reconociendo que la autonomía económica es uno de los componentes más difíciles de alcanzar para las mujeres y, de manera diferenciada para las mujeres sobrevivientes de violencia, estas actividades conforman una de las estrategias del proyecto a través de la cual se busca que mujeres sobrevivientes de violencia mejoren su autonomía personal y económica y accedan a oportunidades y recursos económicos.

Tras estos procesos formativos, desde el proyecto se está apoyando con acompañamiento y asesoramiento técnico especializado para la elaboración de planes de negocio conducentes a la creación y/o reactivación 30 de iniciativas económicas propiedad de las mujeres sobrevivientes participantes en ambos territorios. Posteriormente, con los apoyos específicos definidos en los planes de negocio, desde el proyecto, las iniciativas económicas serán apoyadas a través de equipamientos básicos que refuercen y apoyen la creación y puesta en funcionamiento de las mismas y/o la reactivación de algunas de ellas que se vieron seriamente afectadas por la crisis causada por el COVID-19. 

Una vez que las iniciativas económicas propiedad de las mujeres estén creadas y reactivadas serán acompañadas y monitoreadas desde el proyecto para asegurar que incrementan los ingresos económicos de las mujeres participantes, así como la gestión y decisión de ellas sobre los recursos generados. Este acompañamiento, al igual que todo el realizado para la creación de planes de negocio, resulta fundamental y tiene un impacto importante en la vida de las mujeres participantes pues la construcción de redes de apoyo es algo clave también en los procesos de sanación en los que también están inmersas a través de la atención integral de los CAIMUS (Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia) a través de los cuáles se ejecuta este proyecto.

Algunas de las palabras que nos compartieron las mujeres participantes al culminar el segundo proceso formativo e iniciar con el acompañamiento para la creación de sus planes de negocios y que reflejan una parte del impacto del proyecto en sus vidas fueron las siguientes:

“He aprendido muchas cosas, pero lo más importante para mí, ha sido el acompañamiento, el apoyo y el cariño siempre que me han dado en este proyecto. Siempre me decían que yo sí que puedo y que sé muchas cosas, aunque no puedo leer y escribir bien, igualmente puede hacer las capacitaciones y ahora sé cómo llevar la contabilidad de mi iniciativa económica que no funcionaba bien, mi hija mayor me ayuda a escribir y me acompañó a todas las capacitaciones. Lo más importante es que ahora sé que sí que puedo y me anima tener el acompañamiento incondicional siempre”.

“Nadie cree en los sueños de las mujeres, hemos sufrido mucho, pero queremos salir adelante y tenemos muchas cualidades para hacerlo. Acá aprendí a calcular los costos, los precios a entender qué hacer mejor, pero sobre todo aprendí que sí hay personas como las del CAIMUS y de este proyecto que sí creen en nuestros sueños y vienen a trabajar acá con nosotras el tiempo que sea que necesitemos hasta que entendamos, acompañan siempre y nos sentimos muy bien con eso sobre todo cuando no tenemos apoyo en la familia como en mi caso”.

“Tener una iniciativa económica me va a ayudar sobre todo a no depender, a tener mis propios recursos y decidir en qué gastar también si un día quiero comprar unos aretes o algo personal para mí misma ahora sé que voy a poder hacerlo y voy a tener recursos para mí y para mis hijas… ya no voy a volver a aguantar violencia por no tener dinero, ahora sea mucho o poco al inicio, voy a ir creciendo y poco a poco con las compañeras que conocí acá y con el CAIMUS y este proyecto”.

Asimismo, según han indicado los equipos multidisciplinares de los dos CAIMUS participantes ha habido impactos positivos en la sanación y en la reconstrucción de los proyectos de vida de las mujeres participantes como señala una de las profesionales de la atención integral: “solamente el hecho de venir al grupo, trabajar juntas, aprender cosas útiles, estar con otras mujeres impacta positivamente en el proceso de atención psicológica que están siguiendo muchas de ellas. Además, la posibilidad de tener algo propio, como una iniciativa económica, de haber aprendido a gestionar y a apropiarse de los recursos incide positivamente en la autoestima y en la sensación de logro, se sienten más fuertes”.

Es importante mencionar que además de estas actividades, como ya se ha compartido en noticias anteriores, en los dos CAIMUS participantes, en el mes de octubre del año pasado y, a través del proyecto, se abrieron dos Unidades de Orientación en el Ámbito Socioeconómico a mujeres sobrevivientes de violencia. Estas dos Unidades (una en cada CAIMUS) hasta la fecha han asesorado a más de 400 mujeres sobrevivientes de violencia jóvenes y adultas de los dos departamentos a través de itinerarios personalizados de inserción socioeconómica mediante los cuales se trabaja con ellas para mejorar su acceso a empleo por cuenta ajena, incrementar sus capacidades y oportunidades de formación, brindarles orientación laboral y profesional. Asimismo, desde estas dos Unidades se han firmado acuerdos de colaboración con instituciones públicas (titulares de obligaciones) y titulares de responsabilidades para fortalecer las oportunidades de formación, capacitación y acceso a empleo de las mujeres sobrevivientes atendidas. Del mismo modo, ambas Unidades intermedian con empresas directamente para promover el acceso a oportunidades laborales para las mujeres.


El proyecto “Mejorar la autonomía personal y económica de las mujeres sobrevivientes frente al impacto socioeconómico causado por el COVID-19, a través del fortalecimiento de los CAIMUS de Chimaltenango y Baja Verapaz (Rabinal)” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) continúa avanzando en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, la Asociación Generando Equidad, Liderazgo y Oportunidades (ASOGEN) y el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).

Desde el mes de agosto y hasta octubre estamos implementando una capacitación teórico-práctica de 120h de duración dirigida al personal de los dos CAIMUS participantes para su formación en materia de asesoramiento y orientación en el ámbito socioeconómico a mujeres sobrevivientes de violencia. Se trata de una formación con enfoque de género, interseccionalidad y pertinencia cultural a través de la cuál los equipos de los dos CAIMUS participantes podrán formarse específicamente en este ámbito con la finalidad de incorporar esta atención especializada en su modelo de Atención Integral y completar así la estrategia de empoderamiento complementando las áreas de atención que ya brindan a las mujeres sobrevivientes.

Debido a la coyuntura que atraviesa Guatemala con el COVID-19 y considerando y analizando previamente el acceso de los equipos de los CAIMUS a herramientas tecnológicas, la formación se está facilitando a través de la plataforma Moodle de ASAD con una tutorización permanente de las docentes a cargo de los distintos módulos. La modalidad virtual de la formación nos ha permitido que se incorporen a las misma trabajadoras de otros CAIMUS distintos a los dos que participan en el proyecto interesadas en integrar este asesoramiento y atención específica en el ámbito socioeconómico a la atención que brindan a las mujeres sobrevivientes, comprendiéndola como una herramienta para apoyar el empoderamiento de las mismas.

Es importante destacar el carácter innovador de esta formación puesto que los servicios de orientación y asesoramiento laboral y en el ámbito socioeconómico con un enfoque específico en las necesidades de las mujeres sobrevivientes no están a penas implementados en Guatemala por lo que existe un gran vacío para que las sobrevivientes encuentren este tipo de apoyos específicos

Con esta formación esperamos que los equipos de los dos CAIMUS participantes afiancen y adquieran los conocimientos específicos en esta materia para que con el proyecto pongamos en funcionamiento dos unidades de orientación en el ámbito socioeconómico que asesorarán a las mujeres sobrevivientes de los departamentos de Baja Verapaz y Chimaltenango específicamente para incidir sobre su autonomía personal y económica contribuyendo al alcance de las mismas.

El proyecto “Mejorar la autonomía personal y económica de las mujeres sobrevivientes frente al impacto socioeconómico causado por el COVID-19, a través del fortalecimiento de los CAIMUS de Chimaltenango y Baja Verapaz (Rabinal)” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) continúa avanzando en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, la Asociación Generando Equidad, Liderazgo y Oportunidades (ASOGEN) y el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM).

En una coyuntura desafiante en la que la pandemia de COVID-19 continúa golpeando a Guatemala que vive una de sus peores situaciones epidemiológicas hasta la fecha, las organizaciones así como la sociedad civil enfrentan retos adicionales. Las medidas impuestas para frenar el avance de la pandemia así como los niveles elevados de contagio y la debilidad del sistema hospitalario y sanitario en el país continúa impactando de manera diferenciada en las mujeres sobrevivientes de violencia así como en la capacidad de atención de los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia (CAIMUS) que durante este tiempo han tenido que hacer frente a múltiples desafíos para poder seguir desarrollando su imprescindible labor

Ante esta situación, en el marco del proyecto, hemos elaborado en conjunto con nuestras contrapartes protocolos sanitarios para garantizar la atención y la ejecución del proyecto en condiciones de bioseguridad. Asimismo, y también para apoyar en la prestación de una atención segura frente al COVID-19, hemos dotado a estos dos centros y a los dos albergues de acogida temporales (para mujeres sobrevivientes en situaciones de alto riesgo) con materiales e insumos de protección e higiene para que las mujeres sobrevivientes puedan sentirse seguras y protegidas cuando reciben atención y/o participan en el proyecto. Concretamente hemos entregado a nuestras contrapartes:

  • 6500 mascarillas
  • 1800 litros de productos desinfectantes, alcohol en gel y jabón
  • 1500 kits de protección individual
  • Mamparas protectoras para las áreas de atención
  • Materiales de visibilidad con instrucciones de protección frente al COVID-19 en idiomas español, Kaqchiquel y Achi’(idiomas mayoritarios de las mujeres sobrevivientes en los dos CAIMUS).

Continuamos así implementando el proyecto contribuyendo con él el derecho a una vida libre de violencia para las mujeres de los departamentos de Baja Verapaz y Chimaltenango así como fortaleciendo a nuestras contrapartes, GGM y a ASOGEN, en su atención a las mujeres sobrevivientes en esta compleja coyuntura.

El proyecto “Mujeres sobrevivientes de violencia agentes de cambio para la transformación social con el apoyo de los CAIMUS, Guatemala” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo –AACID– avanza en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM) y Las Poderosas Teatro.

Desde finales de mayo y hasta octubre, mujeres atendidas en los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia (CAIMUS) a cargo de nuestra socia GGM en los departamentos de Guatemala, Escuintla, Suchitepéquez y Baja Verapaz, participan en formaciones para procesos de sanación a través de la creación escénica autobiográfica

Estas formaciones están a cargo de nuestra socia local, Las Poderosas, en conjunto con los equipos multidisciplinares de los CAIMUS participantes a cargo de nuestra también socia GGM.

A través de las mismas, las mujeres sobrevivientes de violencia participantes a través de grupos constituidos en cada CAIMUS participan en talleres con la metodología de sanación a través de la teatroterapia a través de los cuáles adquieren conocimientos respecto a género y técnicas de teatroterapia que contribuyen a los procesos de sanación que están llevando en sus caminos hacia vidas libres de violencia. En el transcurso de las formaciones, las sobrevivientes trabajarán a través de técnicas de teatro que conducirán a la creación escénica autobiográfica.

Siguiendo la metodología de Las Poderosas basada en el uso del teatro para romper ciclos de violencia, cuestionar a los agresores y crear espacios de discusión, a través de este proceso participativo, las mujeres sobrevivientes están participando en actividades y dinámicas que favorecen su sanación psicológica con el apoyo grupal. Las historias de vida y experiencias de las mujeres sobrevivientes participantes son reconocidas y valorizadas en este proceso conduciendo finalmente a la creación de obras de teatro autobiográficas en las que son ellas mismas las portavoces de sus propias historias.

Al tratarse de una metodología vivencial y presencial, y, considerando las medidas ante el COVID-19, actualmente estamos desarrollando estas actividades en grupos reducidos y tomando las medidas de protección adecuadas. Las mujeres sobrevivientes participantes han manifestado la necesidad de progresivamente poder salir del aislamiento impuesto por el COVID-19 y participar en actividades que las apoyen en los procesos que están viviendo para salir de la violencia o para recuperarse de la misma.

El proyecto “Mujeres sobrevivientes de violencia agentes de cambio para la transformación social con el apoyo de los CAIMUS, Guatemala” financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo –AACID– avanza en Guatemala de la mano de nuestras dos contrapartes locales, el Grupo Guatemalteco de Mujeres (GGM) y Las Poderosas Teatro.

Entre los meses de febrero y mayo hemos implementado un proceso formativo dirigido a los equipos multidisciplinares de los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia (CAIMUS) a cargo de nuestra contraparte local, GGM, en los departamentos de Guatemala, Escuintla, Suchitepéquez y Baja Verapaz. El proceso formativo facilitado por Las Poderosas Teatro estuvo integrado por un módulo teórico y otro práctico sobre la sanación emocional a través de la teatroterapia con un enfoque de interseccionalidad. A través del mismo, los equipos multidisciplinares han adquirido las herramientas teórico-prácticas necesarias para incorporar la teatroterapia a los procesos de atención que brindan a las mujeres sobrevivientes de violencia en los CAIMUS de los cuatro departamentos.

Con este proceso, contribuiremos a reforzar la atención integral que brindan los CAIMUS mejorando específicamente los procesos de sanación emocional que atraviesan las mujeres sobrevivientes en sus camino hacia vidas libres de violencia

Es importante mencionar que las trabajadoras de los equipos multidisciplinarios de los CAIMUS han estado en la primera línea de atención a las mujeres sobrevivientes de violencia durante los momentos más complicados del COVID-19 en Guatemala. A través de este proceso de formación pudimos nuevamente visibilizar todos sus esfuerzos que han realizado y realizan para prestar una atención con calidad y calidez a las mujeres sobrevivientes.

La violencia en contra de las mujeres continúa siendo el delito más frecuente en Guatemala. Reconociendo el rol clave de los CAIMUS en la lucha para la erradicación de esta violencia así como en la atención y prevención de la misma, desde ASAD seguimos desarrollando a través de este proyecto, actuaciones que apoyan estratégicamente a estos centros y la atención que brindan. Con los equipos multidisciplinares formados, seguiremos trabajando con mujeres sobrevivientes atendidas en los cuatro CAIMUS con formaciones para procesos de sanación a través de la creación escénica autobiográfica.

Las primeras actividades del proyecto Mujeres Sobrevivientes de Violencia continúan realizándose en los Centros de Apoyo Integral para Mujeres Sobrevivientes de Violencia –CAIMUS– gestionados por el Grupo Guatemalteco de Mujeres –GGM– (una de nuestras dos contrapartes locales) en los departamentos de Guatemala, Escuintla, Suchitepéquez y Baja Verapaz (Rabinal). Durante el mes de diciembre hemos estado en los CAIMUS de los cuatro departamentos implementando el diagnóstico para el análisis de la aplicación del modelo de sanación emocional desde un enfoque interseccional. Este diagnóstico es conducido por Magdalena Morales Valdés, una reconocida socióloga guatemalteca experta en género y actriz con especialización en teatroterapia que nos acompaña profesionalmente en esta parte del proyecto. Este diagnóstico nos permitirá conocer las necesidades y las posibilidades de implementación del modelo de sanación a través de la teatroterapia en el Modelo de Atención Integral que prestan los CAIMUS a las mujeres sobrevivientes de violencia de los cuatro territorios.

Debido al COVID, se están tomando medidas de seguridad y sanitarias en la implementación de todas las actividades del proyecto por lo que algunas se realizan de manera presencial y otras en línea (estableciendo las medidas necesarias para garantizar el acceso de todas las personas a la participación y a la información). En el marco de este diagnóstico se está trabajando con medidas de distanciamiento en los grupos de mujeres sobrevivientes de cada CAIMUS, estableciendo grupos reducidos para que las mujeres sobrevivientes puedan dar sus aportes y contribuir en la elaboración de este diagnóstico en condiciones de protección y cuidado. Han participado un total de 40 mujeres sobrevivientes de violencia en pequeños grupos en los cuatros territorios así como el equipo de trabajadoras de cada centro que, con sus aportes, nos ayudan a conocer sus necesidades de fortalecimiento de capacidades y sanación al mismo tiempo que nos comparten sus experiencias de vida y conocimientos.

previous arrow
next arrow
Slider

Estos cuatro territorios encabezan las cifras de violencia de género que se registran en el país y las mujeres sobrevivientes que son atendidas en los CAIMUS nos han manifestado que, durante el tiempo de aislamiento ocasionado por el COVID, se ha incrementado la violencia que sufren ellas o las mujeres de su entorno próximo; asimismo, han manifestado que su situación de aislamiento y sentimientos de soledad han aumentado durante este tiempo por lo que agradecen poder participar en actividades del proyecto que contribuyan a su sanación y al contacto con otras mujeres sobrevivientes.

Asimismo el equipo laboral de los CAIMUS nos ha compartido que en este contexto, su trabajo y el número de casos de violencia de género atendidos han aumentado, llegando a duplicarse en algunos territorios. Por ello, muestran una gran acogida hacia este proyecto y sus distintas actividades que también a ellas mismas, les aportarán nuevas herramientas como la teatroterapia y el enfoque interseccional que contribuirán al fortalecimiento de la atención que proporcionan a las mujeres sobrevivientes.

Con la información que obtendremos a través de este diagnóstico y también con la derivada de la línea de base del proyecto, seguiremos con las próximas actividades. Las Poderosas Teatro (nuestra segunda contraparte local en el proyecto) ya se encuentra ultimando el contenido de las capacitaciones en sanación a través de la teatroterapia que serán brindadas a todo el equipo de los cuatro CAIMUS en los próximos meses.

El proyecto “Mujeres sobrevivientes de violencia. Agentes de cambio para la transformación social con el apoyo de los CAIMUS” se inscribe en la línea de “Eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres” de la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) y con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 “Lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas”. A través del proyecto se pretende fortalecer los mecanismos de la prevención y respuesta a la violencia contra las mujeres en Ciudad de Guatemala, Escuintla, Suchitepéquez y Baja Verapaz. El objetivo específico de esta intervención es que las mujeres sobrevivientes de violencia, que son apoyadas por los CAIMUS de los cuatro departamentos de intervención, lleguen a ser agentes de cambio para la transformación social.