Varias mujeres de Bubaque cantan mientras desbrozan los terrenos de sus futuras huertas con machetes. Llevan varios días limpiando los campos para poder hacer la división de los canteros y así empezar a plantar durante las formaciones de agroecología que serán impartidas proximamente. 

Estas campesinas son asociadas de Atingo Yakanto y Nô Djunta Mon, dos de los ocho grupos de horticultoras que participan en el proyecto “Mejora de la soberanía alimentaria en la región norte de las islas Bijagós a través del empoderamiento económico y social de los grupos de mujeres campesinas” (OC234/218), ejecutado por ASAD en este archipiélago de Guinea Bissau. 

En el marco de este proyecto se entregaron materiales como azadas, machetes y rastrillos para facilitar el trabajo hortícola de las participantes y obtener mayor rendimiento. También se distribuyeron regaderas, que junto con los pozos que fueron construidos en los meses anteriores - cuatro en cada huerta - facilitan las labores de riego. Ahora que están vallados y casi completamente despejados, estos terrenos de una hectárea cada uno comienzan a estar listos para convertirse en huertas. 

Además de materiales, las mujeres han recibido semillas de cebolla, berenjena, lechuga, canya, tomate o coliflor. Los comités de gestión y las asociadas  de los grupos de Bubaque y Uno organizaron varias reuniones para decidir qué semillas querían cultivar en sus campos.