El 20 de abril dimos un paso importante para activar a la población granadina contra la pobreza y lo hicimos junto a 23 personas de diferentes organizaciones, asociaciones locales y universitarias que participaron del curso Participación ciudadana para la eliminación de la pobreza impartido por Pasos, participación y sostenibilidad.

Este primer curso duró 40 horas y tuvo el objetivo de trabajar la base teórica, ética y práctica de los procesos participativos a partir de la reflexión sobre pobreza en las realidades más cercanas de las participantes.

Sin duda, el curso fue intenso, motivador y logró reflexiones tanto para ASAD como para las asistentes. Las dinámicas permitieron analizar temas como los roles sociales, el poder en las relaciones sociales, qué son las pobrezas y cómo se dan las relaciones de género en éste debate, además de abordar conceptos como la participación y cuáles son las herramientas más éticas para generarla.

La experiencia y motivación de las asistentes permitieron ratificar la necesidad de aportar e incentivar el debate ciudadano sobre el concepto de pobreza:

“Creo que hablar de pobrezas contribuye a generar más sesgo y a desvalorizar a aquellas personas, barrios, países... denominados como pobres”, aseguró una de compañeras del grupo al finalizar el curso.

Concluimos contentas este primer momento del proyecto. PASOS nos permitió construir reflexiones y las participantes aplicaron las herramientas adquiridas en ocho trabajos prácticos en sus realidades más cercanas. Ahora, vamos construyendo una campaña para llegar a más población en Granada y reflexionar sobre lo que es la pobreza y hacer visibles aquellas alternativas al cambio social que están emergiendo en la sociedad.

Este fue el primer curso de una serie de cinco en el marco del proyecto “Activarte contra la pobreza: Ciudadanía global, comunicación y alternativas para el cambio social” apoyado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID).

Y… ¿a qué nos referimos cuando hablamos de pobreza?

Os motivamos a seguir los siguientes pasos del proyecto compartiendo algunas reflexiones de las participantes:

“Las pobrezas, según el discurso recogido en nuestro trabajo son las diferentes carencias de recursos, necesidades, bienestar, etc. Sigo pensando que es un concepto occidentalizado y muy subjetivo, abierto pues a un amplio y profundo debate, y al que no se le puede asignar una descripción única ni universal”.

“Son las diferentes carencias que hacen que una persona no pueda tener una vida plena”.

“Las pobrezas son difíciles de definir ya que de un lado a otro pueden tener sentidos diferentes. Por un lado, se puede considerar como pobreza la no satisfacción de las necesidades sociales más básicas pero, por otro lado, puede referirse a cierto nivel de ingresos económicos que se pueden o deben alcanzar, caso de lo contrario será considerado como pobreza (sin tomar en cuenta la misma percepción de la comunidad o grupo social referido, su visión del bienestar o sus relaciones de dependencia respecto de aquellos que determinen aquellos criterios de pobrezas.). Tal como satisfacer solo las necesidades básicas no es salir de la pobreza, vivir con "necesidades" no basta para caracterizar a una comunidad de "pobre". Marcar las diferencias entre necesidades y pobreza un punto fundamental que no se tiene que perder de vista”.